domingo, 5 de octubre de 2008

24 segundos, una posesión



Nos acaban de hacer canasta. Todos corren al otro lado de la cancha, excepto el pívot, que hará el saque de fondo. Otra vez él. Me va a presionar desde el primer instante. Joder. Estoy harto. Me acerco el tirante a la frente para quitarme el sudor. No se como lo hace, parece que no se cansa nunca. Miro el marcador. Un último vistazo para saber donde está, y me acerco al saque de fondo. Cojo el balón con las dos manos. Con un rápido movimiento golpea ligeramente mi codo. Intenta robarme el balón. Me vuelvo al árbitro con gesto enfadado. Lleva haciéndolo todo el partido y no le han pitado ni una sola falta. Es increíble. Da un par de pasos atrás. De momento, me da un respiro. Espero a que mi pívot inicie el trote hacia la zona de ataque, y empiezo a botar el balón tras él. Debo pasar cerca si quiero que esa “lapa” me deje respirar unos segundos.


Sigue leyendo!!! ->
Un pequeño “slalom” y consigo que no me dé demasiados problemas. Cruzo la línea de medio campo. 19 segundos. Rápidamente, veo que me marcan una defensa zonal 2-3. Genial. Odio las defensas en zona. Por el rabillo del ojo veo al entrenador con los brazos cruzados. Marco jugada. Cuernos. No es la que mejor hacemos, aunque si es la que ellos menos se esperarán. Nos han hecho un “scout” casi perfecto. Espero que salga bien. No quiero sesiones extra durante los entrenamientos de los próximos tres días con el “mister” abroncándome y recordándome lo que he hecho mal. Eso ya lo sé yo. ¿Se habrán enterado todos? De momento están bien colocados. Esta jugada es para el “cinco”. Ojalá que siga en racha.


¡Mierda! Han cambiado a individual. ¿Es que quieren volverme loco? Cambio la jugada. 3 dedos de la mano izquierda arriba. La disposición de mis compañeros es la misma. No sé si es lo que querían. Voy hacia el lado izquierdo de la pista botando. Gritos y gestos desde el banquillo. Desde aquí no veo por qué. Es una jugada de rápida ejecución. Un “pick & roll”. El alero acaba de salir a la bombilla por delante de su defensor. El balón ya estaba en camino. El pívot tiene preparado el bloqueo. Me quedo sobre la línea triple. Veo como lo aprovecha y se va botando hacia la derecha. El defensor hace una ayuda demasiado larga. Nuestro escolta se abre hacia la banda mientras el “cinco” corta la zona sin ningún obstáculo. El defensor de nuestro “cuatro” va a hacer la ayuda. Llegará tarde. El escolta ya le ha pasado el balón por arriba al pívot. Se levanta y falla. Joder. Ahora no. Nuestro ala-pívot consigue palmear el balón hacia donde me encuentro yo, más o menos. Tengo que estirarme para evitar que salga. Ya podía haber cogido el rebote y meterla él. ¿Cuánto tiempo queda? 11 segundos. Vuelvo a media pista a ordenar la situación. Que desastre. Empiezo a chillar a todos y a corregir posiciones. Noto el pulso acelerado. Hasta mi último músculo está en tensión. Ahora el entrenador me chilla a mí. Ya le diré que no le entendía. Quiero un aclarado. Maldita sea. Este ataque me va a costar un par de horas de sesión de video. Mando cortar a los exteriores mientras mis hombres bloquean. Sigo botando el balón intranquilo. Me están cortando las líneas de pase. ¿Tiro o penetro? No veo por donde atacar. Lo tengo tan cerca que noto su aliento en mi cara. Me está poniendo nervioso tanto presionarme. Sabe que no me lo va a poder robar. Hoy no. 6 segundos. Giro ligeramente la cabeza al “cuatro”. Con rapidez se acerca para bloquear a mi defensor. Llevamos tiempo juntos, y se nota. Tengo a los aleros abiertos, al pívot bien plantado a unos tres metros a mi izquierda y oigo el jadeo de mi bloqueador continuando la jugada. No me cuesta superar a mi par. La defensa se me empieza a cerrar. Da igual, estoy a media penetración. 3 segundos. Vaya ataque. Todo ha terminado patas arriba. Me sale el bestia al paso. Antes me ha dado un garrotazo que casi me saca el hombro. Le hago un amago y consigo que pique. La verdad es que quería dar la asistencia. Marco los pasos y me elevo.




“Esto es mi pasión. El baloncesto. El baloncesto es mi pasión. En lugar de venas tengo líneas de 6’25. Mi sangre esta hecha a base de pintura roja de la zona. Mi corazón es un eterno reloj de 24 segundos. La camiseta, mi piel. Sus colores, mis colores. El escudo, el emblema por el que trabajo, por el que lucho. El tacto del balón con la yema de los dedos. Cuando no lo tengo, me falta algo. Todos mis sentidos a mil por hora. Sudor. Sudor. Sudor. Aquí, yo. En frente, tú. Y detrás, la canasta. Mi objetivo, el aro. Mi meta, superar mis limites. El público me apoya, me empuja, me ayuda. Yo soy ellos. Yo soy su voz. No puedo fallar. No voy a fallar. Soy mejor que tú, y te lo voy a demostrar.”

Dejo el balón con una suave bandeja a tablero. Suena la bocina. Fin de la posesión.




-fin-

2 Comentarios, deja el tuyo a continuación:

Anónimo dijo...

cojonuda istoria azua¡¡

Tximino gorena dijo...

Oye anónimo, jeje si se puede, y no os importa, podeis poner vuestro nombre pinchando la opcion nombre/url asi podre saver quien comenta, gracias

Publicar un comentario

Created By Igorazua (Tximu Gorena) in 2008. Creative Commons LicensePolítica de privacidad.